Páginas vistas en total

jueves, 16 de diciembre de 2010

Arturo Borja "La Generación Decapitada"


Este gran escritor perteneciente a la “Generación Decapitada” aparece junto con otros tres personajes pertenecientes también a este mismo grupo, que incursionaron en la poesía depresiva y melancólica a inicios del siglo XX.

Cabe recalcar que el nombre dado a estos escritores fue puesto por personas que después de la muerte de ellos vieron similitudes.

Retomando a Arturo Borja, poeta quiteño considerado como el precursor del modernismo, aunque se tiene muy pocos escritos de él, estos contienen un profundo sentido y valor literario.
Sus 20 composiciones y 8 poemas conforman “La flauta de Onix” el cual fue publicado por sus amigos después de su muerte en el año de 1920.

Se introdujo en este tipo de literatura después de  su viaje a Francia  en donde tuvo contacto con  grandes compositores  como lo fueron: Baudelaire,  Verlaine,  Mallarmé, etc.
Entonces fue como sus sentimientos de juventud empiezan a tornarse melancólicos y el deseo morir era cada vez más fuerte.

Es así que pocos días después de su luna de miel a tan solo 20 años de edad se suicida con una sobredosis de morfina.

En el siguiente poema se puede apreciar su sentido de ver la vida como algo malo, obscuro, casi sin sentido, dedicado a Alfonso Aguirre





Vas lacrimae
Para Alfonso Aguirre

La pena… La melancolía…
La tarde siniestra y sombría…
La lluvia implacable y sin fin…
La pena… La melancolía…
La vida tan gris y tan ruin.
¡La vida, la vida, la vida!
La negra miseria escondida
royéndonos sin compasión
y la pobre juventud perdida
que ha perdido hasta su corazón.
¿Por qué tengo, Señor, esta pena
siendo tan joven como soy?
Ya cumplí lo que tu ley ordena:
hasta lo que no tengo, lo doy…


                               

Escrito por: Evelyn Bautista

2 comentarios:

  1. Ahora se puede entender las depresiones que le provocaba su adicción a la morfina....

    ResponderEliminar
  2. Pero cuales eran los elementos trágicos en el poema :/

    ResponderEliminar